Confección


Formación de la suela

A partir de la cuerda de yute previamente trenzada y utilizando la técnica tradicional se va confeccionando a mano la suela de la alpargata, ajustando su tamaño con la ayuda de un molde metálico. Posteriormente, se presiona para darle su forma final y se cose la suela de yute con la ayuda de un punzón.

 

 Vulcanizado de la suela

Una vez formada la suela, se funde a altas temperaturas una capa de caucho natural en la cara exterior del yute. Este proceso de vulcanizado favorece la cohesión entre las fibras del yute, mejora el aislamiento de la suela, proporciona mejor adhesión y aumenta la vida de nuestro calzado.

 

La tela

Tras seleccionar las telas, las cortamos a través de unos troqueles o moldes formando dos piezas individuales, la puntera y el talón. Posteriormente se unen ambas piezas y se realiza el dobladillo. Una vez que tenemos el revestimiento formado sólo queda unirlo a la suela de la alpargata por medio de la costura.

 

La costura

La costura manual es el alma de nuestras alpargatas. Afortunadamente nuestras alpargatas siguen resistiendo a la invasión industrial y estamos encantados de reactivar este antiguo oficio y generar empleo en el sector artesano.